La Orden Cartujana en España

España constituye uno de los países con mayor número de fundaciones cartujanas y, de hecho, solo es superada por Francia (cuna de la Orden) e Italia (sede del Papado). Desde el año 1194 (fecha de la fundación de Scala Dei, primera de las cartujas españolas) hasta el 1634 (fecha de la fundación de la Inmaculada Concepción, la más joven), se impulsaron en nuestro suelo 22 fundaciones, de las cuales 21 fueron masculinas y 1 femenina (la de Benifazá en la provincia de Castellón). De las 21 cartujas masculinas dos tuvieron una vida muy corta (San Pol de Mar y Vallparadis) y tres fueron prácticamente solo proyectos (La Anunciata –1442-1445-, Ara Coeli –1588-1596- y Via Coeli –1640-1681-). Las dieciséis restantes, que tuvieron una trayectoria más estable, se distribuyeron geográficamente de la siguiente manera: dos monasterios en Cataluña, tres en Aragón, tres en Valencia, uno en Baleares, tres en Castilla y cuatro en Andalucía. En cuanto a la cronología de fundación estas cartujas, una fue fundada en el siglo XII, otra en el XIII, tres en el XIV, siete en el XV, tres en el XVI y una en el XVII. Se organizaron en dos provincias: la de Cataluña (creada en 1393) que abarcaba los antiguos territorios de la Corona de Aragón (Aragón, Cataluña, Valencia y Baleares) y Castilla (creada en 1442) que estaba conformada por los restantes territorios de España aunque la orden solo tuvo presencia en Castilla y Andalucía. En 1785 se formó la Congregación nacional de cartujas españolas, independiente de la casa madre de Grenoble. La mayoría de las fundaciones cartujanas fueron abandonadas a causa de los decretos desamortizadores de la primera mitad del siglo XIX, que llevaron consigo la expropiación y posterior venta de sus propiedades y la exclaustración de sus monjes. Como consecuencia de ello se suprimió la Congregación española de cartujas en 1867. Afortunadamente la Orden Cartujana fue recuperando paulatinamente alguna de sus antiguas fundaciones y hoy existen en España un total de cuatro monasterios habitados masculinos (Montalegre, Aula Dei, Porta Coeli y Miraflores) y uno femenino (Benifazá).