Cartuja de Jesús Nazareno de Valldemosa

- Ubicación: Villa de Valldemosa (Mallorca)
- Fecha de fundación: 1399
- Fundadores: Rey Martín I el Humano
- Estado actual: Parte se encuentra abierta al turismo. Presenta un buen estado de conservación.

Enclavada en el entrañable pueblo de Valldemosa, la cartuja de Jesús Nazareno es, sin duda, el monasterio cartujano más visitado de España, no sólo por su singular valor histórico y artístico sino también por encontrarse en unos de los lugares de más afluencia turística de nuestro país: la isla Mallorca. Fundada por el rey Martín I el Humano a petición de los cartujos de Porta Coeli, inició su vida el 15 de junio de 1399, fecha en la que la Orden tomó posesión del lugar cedido por el monarca. Desde su llegada a Mallorca, los monjes utilizaron como residencia las dependencias de un alcázar o palacio donado por el rey, que, durante los siglos XV al XVII, se fue ampliando y mejorando de acuerdo con las exigencias de la comunidad. No obstante, con el paso del tiempo, la incomodidad de estas edificaciones y los grandes gastos que ocasionaba su conservación llevaron a que los monjes se plantearan, a comienzos del siglo XVIII, la construcción de un nuevo monasterio, que se dilató durante todo ese siglo y que no llegó a terminarse. De vida sosegada, tranquila y económicamente bien provista, este monasterio es conocido por haber albergado a famosos personajes. Sirvió de acogedora cárcel al inteligente ministro español Gaspar Melchor de Jovellanos. Después de los años 1835-36, y tras la Desamortización de Juan Álvarez de Mendizábal, una de sus celdas fue la residencia de la singular pareja formada por la escritora George Sand y el compositor Federico Chopin. Actualmente, las capillas, claustro, celdas y otras habitaciones de la cartuja (tanto de la parte del antiguo alcázar como del nuevo conjunto monástico) son propiedad de múltiples propietarios que las emplean bien como viviendas particulares, almacenes, etc. o bien como pequeños museos donde se exponen objetos de valor histórico o artístico, relacionados con el monasterio (caso de la celda prioral), la villa de Valldemosa o con la figura de Chopin (caso de las celdas números 2 y 4). La iglesia, sacristía y otras capillas anexas son propiedad de la parroquia de Valldemosa. La mayoría de estas dependencias se explotan turísticamente y por ello presentan buen estado de conservación.

Desde el punto de vista arquitectónico, la cartuja de Valldemosa presenta una peculiar configuración cuya originalidad reside en el hecho de que el conjunto esta conformado por partes muy diferentes en planta, aspecto y cronología, pero perfectamente enlazadas entre sí. La primera y más antigua engloba las edificaciones correspondientes al palacio donado por Martín I que fueron utilizadas por los monjes como monasterio y que se remodelaron y ampliaron con el tiempo. Su actual distribución interior no responde con exactitud a su diseño original. La segunda y más moderna es el nuevo monasterio, más ordenado y espacioso que el anterior, que los cartujos no llegaron a acabar a causa de las dificultades que planteaba su construcción. En efecto, la necesaria adaptación de la nueva cartuja a las antiguas edificaciones, las condiciones topográficas del terreno que exigían notables inversiones para asentar adecuadamente el edificio y la disparidad de criterios en materia de arquitectura de los diferentes priores que gobernaron esta cartuja constituyeron graves impedimentos para que la marcha de la fábrica transcurriera con normalidad. Prueba de esto es que fue necesario elaborar diferentes proyectos para la construcción del monasterio (se conoce la existencia de planos de distintos autores en los años 1702, 1718, 1737, etc.) y que, por la lentitud de las obras, solo se edificó la iglesia, sacristía, sala capitular, varias capillas, un claustrillo, una sola galería del gran claustro, la celda prioral y un número muy escaso de celdas. En otras palabras únicamente se construyó una parte de un ambicioso proyecto que, por los testimonios que han quedado, tenía grandes similitudes con el plan de la cartuja de Aula Dei y más particularmente con la cartuja de Ara Christi.

En cuanto a los alzados hemos de señalar que de todas las dependencias del nuevo monasterio pueden enclavarse dentro de lo que se denomina estilo barroco tardío de tendencia moderada o clasicista. De todo el conjunto es, sin duda, la iglesia lo más destacable tanto por la belleza de su arquitectura como por el interés de sus pinturas murales y de caballete. Se trata de un edificio de planta de cruz latina, con nave única y capilla de sagrario, que se cubre con bóvedas de cañón con lunetos y cúpula hemiesférica sobre el crucero. Todas estas cubiertas y parte de los muros se decoran con pinturas murales que fueron ejecutadas por el cartujo fray Manuel Bayeu (cuñado del genial Goya). Los temas representados son: el Nacimiento de la Virgen, Presentaci6n de la Virgen, Desposorios, Tránsito, Asunción, la Trinidad en la Gloria, Las cuatro mujeres fuertes del Antiguo Testamento, Alegorías, las Marías ante el Sepulcro y la cena de Emaús. También deben mencionarse las pinturas al óleo que ornan los muros del templo que fueron realizados en el siglo XVII por el también cartujo fray Joaquín Juncosa.

 
   
Cartuja de Jesús Nazareno de Valldemosa - Alzado